Comida para el cerebro

Que la dieta interviene directamente en nuestra salud física y mental no es ya ningún secreto. Además hay alimentos concretos que nos pueden ayudar a sacar el máximo partido a nuestro cerebro, pero hay que conocerlos. Si lo hacemos y, además, respetamos otras costumbres saludables como hacer ejercicio, no fumar y tomarnos la vida con calma estaremos ayudando a nuestro cuerpo y a nuestra mente a expresarse con todo su potencial.

Por este motivo, hoy vamos a dedicar este espacio a repasar con detalle los tipos de alimentos que favorecen un cerebro sano. Es decir, hablaremos de la comida para nuestro cerebro. Para ello nos apoyaremos en una infografía extraída del blog Psicoactiva, donde podemos ver claramente qué aporta cada uno de ellos.

Comenzamos por las grasas saturadas que, aunque provocan índices altos de colesterol, no deben ser suprimidas totalmente de la dieta. Y es que, ingeridas con moderación, ayudan a detener la evolución de las células cancerígenas. Eso sí, está demostrado que si abusamos de ellas estamos favoreciendo la aparición prematura de algunas demencias.

En lo que respecta a las frutas y verduras… a por ellas! Son sanas, aportan vitaminas y azúcares naturales y nos nutren de fibra y agua por lo que hay que incluirla siempre en la alimentación para nuestro cerebro. Pero lo importante es que su consumo previene el Alzheimer, según algunos estudios. Dentro de este capítulo se incluyen los frutos secos, que favorecen el funcionamiento del cerebro porque aportan ácidos grasos indispensables.

En cuanto al vino, consumido con estricta moderación, tiene aspectos positivos sobre el ejercicio mental. Lo hacen más ágil, previene demencias e impide problemas de coagulación.

Para fortalecer nuestro cerebro, es recomendable el consumo de pescado azul, como el arenque, la anchoa, el salmón o las sardinas. Aportan también ácidos grasos y robustece la memoria. Es un protector garantizado contra el deterioro mental, los problemas circulatorios en el cerebro e, incluso, el Alzheimer. Una dieta saludable incluye su consumo cada dos o tres días y recomienda potenciar sus efectos combinándolo con frutas y verduras.

También hay que incluir en nuestra dieta los carbohidratos, ya que son básicos para que un cerebro funcione bien. Deben tener un peso importante en nuestro menú habitual ya que aportan energía y colaboran en las funciones del cerebro.

Y, por último, destacamos el té verde, un potente antioxidante que fortalece el corazón y la memoria, ya que retrasa los efectos de la edad. Los expertos aseguran que esta bebida mejora las conexiones cerebrales y frena el deterioro que provoca enfermedades como el Párkinson o el Alzheimer.

Así que todos estos alimentos deben ser habituales en la comida para nuestro cerebro.

Comida para el cerebro

Una respuesta a “Comida para el cerebro”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *