Cómo calcular frigorías para tu aire acondicionado

Uno de los aspectos que será necesario tener en cuenta a la hora de instalar nuestro aparato de aire acondicionado es saber la potencia frigorífica que necesitaremos para conservar el ambiente fresco. Para conocer la cifra hay que realizar un cálculo de frigorías; para ello, tendremos que conocer las medidas de la habitación de destino: por cada metro cuadrado, 100 frigorías. De esta manera es sencillo obtener unos primeros números de la cantidad de frigorías que requerimos para refrigerar el ambiente.

El cálculo de las frigorías también puede realizarse en función de los metros cúbicos: obtendremos la cifra multiplicando el número de metros cuadrados de la estancia por la altura y después multiplicando el resultado por 50. Otro dato que necesitaremos saber es la potencia en KW necesaria: por ejemplo, para una superficie de unos 30-35 metros cuadrados necesitaríamos una potencia de 2.7 KW, mientras que para unos 50-60 metros cuadrados harían falta 4.2 KW. Sin embargo, tanto en el caso de las frigorías como de la potencia en KW hay que tener en cuenta diversas variables capaces de incrementar la cifras.

Por ejemplo, si la estancia que queremos refrigerar se encuentra cerca de otra habitación que tenga fuentes de calor (una cocina, por ejemplo) será necesario subir 1 KW a nuestros cálculos. En cuanto a las frigorías, hay muchísimos factores que harán oscilar la cifra final: los materiales empleados en techo y suelo, la ubicación de la sala y si está más orientado al sol o a la sombra, la temperatura media del lugar, etc.). Por eso, es conveniente que sea un profesional el que tenga en cuenta todo esto y realice los cálculos adecuados.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que la cifra inicial que obtenemos del cálculo de frigorías por metro cuadrado entra en conflicto con cuestiones de eficiencia energética, ya que supone potencia frigorífica bastante grande que puede reducirse cómodamente a la mitad (50 frigorías por metro cuadrado) empleando métodos como el sistema inverter. De esta manera, no sólo estaremos reduciendo el consumo energético de nuestros aparatos, sino que apostaremos por un aire acondicionado que enfriará el ambiente de forma progresiva, con un resultado más efectivo y satisfactorio incluso. Y si queremos experimentar un ahorro considerable en la factura, siempre podemos optar por sistemas como la bomba de calor, que gracias a su sistema aire-agua, permiten obtener refrigeración, calefacción y agua caliente sanitaria de una forma sostenible y eficiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *